Día 6 / AYUNO TOTAL

Peso 62,1 kg .

Al 6º día de ayuno mi organismo está pasando a una nueva etapa al parecer. El hecho que la perdida de peso se ha “detenido” al parecer, es señal que está dando paso a un mayor consumo de grasa que de proteína?. Es muy probable.

La mayoría cree que el cuerpo comienza abastecerse primero solo de las reservas adiposas pero es justamente porque son las reservas es que es lo último que se comienza a consumir.

Cuando el organismo está consumiendo mucha proteína (músculo) llega un momento en que ralentiza dicho consumo para ir agregando una proporción mayor de grasa. Eso no significa que no seguiré bajando de peso, es solo que será a un ritmo mucho menor al que estaba llevando (1kg por día)

Azúcar en la sangre: 85 mg/dl
Presión Arterial: 115 / 75  pulso 92

Me estoy sintiendo cada día mejor la verdad. Prácticamente no tengo esa sensación de convalecencia que se caracterizaron fuertemente los primeros días. A tal punto que siento que podría ser capaz de hacer 30 días de ayuno.

Se me había olvidado comentarles que desde que comencé el ayuno el corazón lo siento más presente en mi cuerpo, en el pecho. No sé si se entiende. Es como cuando uno se acelera o se pone nervioso ante una situación. Al principio me preocupé pero ya no la verdad, las pulsaciones se han mantenido altas a mi parecer, un promedio de 90 pulsaciones por minuto creo es más de lo normal. Acabo de revisar en internet y hay distintas opiniones. Lo normal en reposo puede fluctuar entre 70 y 100. En otro lugar según mi edad debería tener entre 74 y 88, más de eso me aconseja que debería ir a chequearme con el médico. Hay para todos los gustos en internet como también médicos.

Por otro lado, las fosas nasales están volviendo a ser como antes, es decir, de pasar a estar completamente despejadas al comienzo del ayuno, hoy se encuentran con las mucosidades de costumbre. También a nivel intestinal, he tenido algunos gases mínimos, extraño lo encuentro considerando que he tomado solo agua estos últimos 6 días.

Hoy en la tarde he estado sintiendo cada vez más hambre. Quizás mi organismo me está avisando que es suficiente. Normalmente hambre no se siente, es lo que dicen los libros y los testimonios también, por eso es prudente escuchar mi organismo. Al mismo tiempo, viendo mi lengua, veo que la capa blanquecina que la cubría está desapareciendo, lo cual también es señal de empezar a salir del ayuno pronto. Voy a esperar hasta mañana, mediré la presión, azúcar en la sangre, peso, etc. y no dejar de monitorear.

Han pasado dos horas desde el párrafo anterior. El hambre se hace más intenso, no puedo dejar pasar las señales del cuerpo. El libro El Ayuno, una nueva terapia ! (2012) y el libro de Alex Suvorín del siglo pasado mencionan los mismos síntomas o señales de cuerpo. Llega un momento en que viene un hambre feroz y la lengua comienza a limpiarse.

En efecto, el hambre se hace cada vez más intenso, como si me hubiera saltado un desayuno y un almuerzo el mismo día. Mi lengua en efecto, está prácticamente limpia. Sumando también lo que les mencionaba anteriormente lo de la mucosidad nasal, que vuelve a su normalidad como también los gases. Esto último puede ser chistoso pero así es. He sentido actividad en el estómago, seguramente por los jugos gástricos reclamando alimento, así que es muy probable que esa sea la causa.
Me acabo de preparar un caldo de verduras. Lo dejé hervir unos 15 min y luego me serví solo un tazón de su caldo. Estuvo rico, calmó mi hambre y me siento mu reconfortado. Al tomarlo igual tuve un pequeño mareo súbito. Por eso es importante recomenzar de a poco. Es más, después de unos 20 minutos siento hasta pesado el caldo, y eso que no bebí más de 200cc.

Al parecer el ayuno está llegando a su fin. Mañana les cuento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *